Publicado en La República

Colfecar explicó que con esta iniciativa se busca que los transportadores puedan renovar sus vehículos con automotores usados.

El aumento de la tasa de cambio en el país, con un dólar que ha sobrepasado, en promedio, los $3.400 en los últimos días, es una de las razones por las cuales los transportadores están diseñando una nueva propuesta para cambiar el esquema de chatarrización. Se trata de una idea de reposición escalonada en la que los pequeños camioneros le comprarían a una empresa del sector un vehículo usado, en vez de adquirir uno del extranjero.

La propuesta de renovación escalonada se realizaría de tal forma que los pequeños y medianos transportadores compren automotores recientes, de cuatro a siete años de antigüedad. Esto no solo generaría menores costos de compra, sino también abriría la puerta para que las empresas del sector puedan tener las mismas condiciones de crédito, que permitan venderle a los propietarios para comprar nuevas flotas a los grandes importadores.

“Los precios de los camiones se elevan en la misma relación en la que lo hace la moneda norteamericana. Los altos costos que pueden llegar a tener los equipos nuevos pueden frenar el proceso (chatarrización). Por esta razón, ya hemos dado a conocer nuestra preocupación como sector ante el Ministerio de Transporte, para que se modifique y aclare el programa y se permita también desarrollar una reposición escalonada”, explicó Juan Miguel Durán, presidente de Colfecar.

El directivo indicó que con esta medida las “empresas de transporte podrán tener las mismas condiciones, tales como el acceso a las líneas de crédito definidas para el programa”. A su vez, “venderles a los pequeños propietarios vehículos con cuatro o siete años de uso, que están en muy buen estado”.

ARTÍCULO RELACIONADO

 Juan Miguel Durán Prieto, presidente de Colfecar

“Ya hemos dado a conocer nuestra preocupación ante el Mintransporte, para que se modifique y aclare el programa y se permita desarrollar una reposición escalonada”

 

 

Henry Cárdenas, presidente de Fedetranscarga

“Una Tractomula que antes costaba US$ 130,000, ya ha incrementado su valor casi 10%. En términos generales son fácilmente $40 millones”

 

 

En concreto, esta iniciativa le permitiría a los pequeños camioneros no incurrir en mayores gastos por efecto de la tasa de cambio. Esto debido a que, según Henry Cárdenas, presidente de Fedetranscarga, la devaluación del peso ha sido inmediata. “Una tractomula que antes costaba US$130.000, ya ha incrementado su valor casi 10%. En términos generales, son fácilmente $40 millones. Con el dólar a $3.500, los costos reales se ven afectados y más porque se importa principalmente de Estados Unidos y México”.

Y es que de cumplirse las expectativas y flexibilizar el proceso, en los próximos cinco años se modernizarían hasta 25.000 automotores, según el Ministerio de Transporte. Esta cifra, si bien sería un poco menos de 50% de la totalidad del parque automotor que lo necesita, tendría un impacto positivo en materia de productividad, ambiente y movilización de carga.

Así lo destacó hace un par de semanas el viceministro de Transporte, Juan Camilo Ostos, quien resaltó que con este programa se “busca reducir drásticamente el impacto negativo de las emisiones de gases efecto invernadero en la atmósfera (…). Así mismo, contribuiremos para el ahorro de costos, emprendimiento y mayor productividad del transportador”.

Se estima, según la cartera de Transporte, que actualmente el parque automotor de carga tiene una vejez promedio de 21 años. Con estas cifras, los gremios proponen que los propietarios de los vehículos no tengan el compromiso de comprar un tractocamión nuevo, sino uno usado con hasta 10 años de uso. Lo anterior permitiría que se pueda lograr una rotación eficiente, pues serían las empresas quienes impulsarían a los propietarios a renovar los vehículos.

About the author