Como sorpresiva, calificó la Federación Colombiana de Transportadores de carga su logística Colfecar, el alza de $93 en el precio del galón de ACPM, decretado por el Ministerio de Minas y Energía para septiembre.

“Considero que la revisión al alza en el precio del diésel se registra en un momento en que el sector atraviesa una difícil situación por el cierre de la vía Bogotá – Villavicencio, por el comportamiento del dólar y por la incidencia que está teniendo sobre el sector el déficit comercial del país, así que con este incremento los costos operativos de los transportadores seguirán siendo altos, sobre todo porque los combustibles tienen un peso del 35% en los mismos” señaló el presidente Ejecutivo de Colfecar, Juan Miguel Durán Prieto.

Agregó que llama la atención que Villavicencio sea la ciudad con el precio del ACPM más alto con $9.407 si se tiene en cuenta la circunstancia que afrontan los transportadores por tener que tomar las vías alternas que aumentaron en más del 300% la distancia hacía los llanos y por ende sus costos operativos,

“Por eso, reiteramos nuestro pedido al gobierno para que se defina el congelamiento del valor del galón de dicho combustible para la región de los llanos orientales, debido a los efectos negativos que están teniendo para el sector y la economía del país”, sostuvo Durán Prieto.

El dirigente gremial también llamó la atención de que en forma paulatina el precio del ACPM se está emparejando con el de la gasolina cuando la idea inicial de impulsar la adopción del sistema de diésel para los vehículos de carga es que habría un valor diferencial, no solo por efectos económicos sino por razones de consumo, por lo que se hace aún más necesario que se logre una solución alterna como la creación de unas zonas francas especiales en las que se venda el combustible a un precio más bajo por ser el sector del transporte un alto consumidor de ACPM.

El dirigente gremial agregó que a esta situación se suma el efecto del ajuste del 10% al 12% a la mezcla del biocombustible hecho recientemente más el alza del impuesto al carbono que comenzó a regir en febrero.

About the author