Foto: Presidencia de Colombia

Los transportadores de carga y su logística agremiados en Colfecar se mostraron confiados en que el Gobierno defina hoy acciones efectivas que permitan solucionar los constantes cierres que se registran en la vía Bogotá – Villavicencio por derrumbes que se presentan en varios de sus tramos a lo largo del año, especialmente en los kilómetros 58 y 64.

Así lo señaló el presidente Ejecutivo de Colfecar, Juan Carlos Rodríguez Muñoz, con motivo de la reunión extraordinaria del Puesto de Mando Unificado (PMU), que realiza a esta hora el presidente, Iván Duque, con autoridades locales, departamentales y representantes del Concesionario Coviandes, en el municipio de Guayabetal (Cundinamarca), con el fin de buscar una solución al problema de cierre de la vía entre Bogotá y Villavicencio.

La reunión se cumple luego de que el mandatario realizara esta mañana un sobrevuelo por la Vía al Llano, acompañado por el Viceministro de Infraestructura del Ministerio de Transporte, Manuel Felipe Gutiérrez, y el Subdirector de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD), Guillermo Escobar, con el fin de inspeccionar los puntos críticos de la movilidad en este corredor vial.

El Gobierno Nacional, en cabeza del Ministerio de Transporte, busca soluciones a las dificultades que desde hace varios años afrontan los usuarios de la Vía al Llano por causa de los derrumbes que se presentan en este importante eje vial, especialmente durante la temporada de lluvias.

De acuerdo al presidente Ejecutivo de Colfecar a raíz de esta situación, que ha generado un extenso represamiento de vehículos que llega hasta el sector de Yomasa en la salida de Bogotá, el sector del transporte afronta pérdidas diarias cercanas a los $950 millones por concepto de facturación, stand by de los vehículos represados en la vía, y sobrecostos por el uso de la vía alterna al Llano.

Rodríguez Muñoz explicó que por facturación de mercancía el transporte de carga pierde diariamente $85.924.335 millones, stand by o lucro cesante de unos 500 vehículos categoría 5, es decir de 6 ejes que movilizan mercancías hasta por 34 toneladas que transitan por la vía $363.662.254 millones mientras que los sobre costos por el uso de la ruta alterna, que se incrementan en 40%, suman $414.500 millones.

Teniendo en cuenta que este cierre se presentan desde el pasado 14 de mayo, con pasos alternos de forma intermitente, las pérdidas para el sector transporte de carga, durante estos 20 días, pueden ascender a $14.000 millones.

“A raíz del uso de la ruta antigua – alterna, la distancia sube a 464 kilómetros más de la actual lo que afecta significativamente la productividad y competitividad de los transportadores, por lo que esperamos que el Gobierno logre concretar una solución permanente a estos cierres que se presentan todos los años” afirmó el dirigente gremial.

Agregó que en promedio dichos cierres al año suman 462, en donde los meses julio (85), junio (73) y agosto (70) suman alrededor del 49,35% de los cierres al año, precisamente cuando se presenta el mayor pico de la época invernal.

Las principales mercancías movilizadas desde Bogotá hacia Villavicencio anualmente corresponden a 187 mil toneladas es decir 514 toneladas diarios, entre las cuales se encuentran agua (27%), productos varios, especialmente de construcción, (15,2%), paqueteo (10,7%) y carnes (5,3%), dichas mercancías se movilizan en alrededor de 26.828 viajes al año, es decir cerca de 74 viajes diarios, lo cual implica una pérdida cercana a los 50,4 millones de pesos diarios.

Por otro lado, las mercancías que se movilizan de Villavicencio a Bogotá se concentran en arroz (36,6%), grava (30,9%), carne de animales (6,5%) y productos varios (5,4%), movilizados en 9 mil viajes al año, es decir 25 viajes diarios con un total de 362 toneladas por día, lo cual representa una pérdida en facturación de 35,5 millones de pesos cada día.

 

 

 

About the author