Foto: Presidencia de Colombia

El Presidente Iván Duque Márquez anunció un paquete de medidas de tipo económico, infraestructura y de monitoreo de la montaña, para superar la crisis generada por los recientes derrumbes en la Vía al Llano, cuya reapertura no está definida, debido a que en la zona del kilómetro 58 y 64 sigue lloviendo.

Así lo dio a conocer el Mandatario después de liderar el Puesto de Mando Unificado PMU, realizado esta mañana en el municipio de Guayabetal, Cundinamarca, junto con autoridades departamentales y municipales, tras el sobrevuelo que efectuó el jueves 6 de junio para evaluar el impacto de los derrumbes que tienen bloqueada la vía y definir acciones que contribuyan a evitar nuevas afectaciones.

Entre las medidas anunciadas por el Jefe del Estado está la destinación de $150.000 millones para realizar obras de terrazas en la parte alta de la montaña, sobre el kilómetro 58 de la carretera, con el fin de buscar su estabilización y evitar nuevos derrumbes como los que han bloqueado la vía en las últimas semanas.

Sin embargo, la Gobernadora del Meta, Marcela Amaya, indicó que para dar una solución definitiva a este problema se requiere una inversión de $400.000 millones. Agregó que el mismo Coviandes ha señalado que son 119 puntos críticos que presenta la vía.

Por lo pronto, con los recursos anunciados hoy por el Gobierno nacional se construirá un “túnel falso”, que funcionara a manera de “techo”, con el propósito de que contenga la tierra y piedras que se deslizan hacía la carretera afectando el tránsito de vehículos.

También se acordó que el Concesionario Coviandes deberá instalar un radar de alta tecnología, a más tardar el próximo domingo, que permita detectar de manera oportuna cualquier movimiento que se presente en la montaña.

Adicionalmente, el Presidente Duque pidió al concesionario disponer de baños, servicios sociales y zonas de descanso para los usuarios de la vía, quienes, en ocasiones, por causa de los derrumbes, deben esperar hasta que se normalice el tráfico.

Así mismo, sostuvo que se analizó la posibilidad de restringir, en algunos horarios y de forma temporal, el tráfico vehicular nocturno en el tramo afectado por los derrumbes, con miras a preservar la seguridad de los usuarios.

Duque señaló que se buscan los recursos necesarios para intervenir otros puntos críticos evidenciados en la carretera, lo cual se hará de manera coordinada entre el Gobierno Nacional, los gobernadores de Cundinamarca y Meta, y los alcaldes de los municipios de la zona de influencia de la Vía al Llano.

Añadió que todos los Puestos de Mando Unificado que se han instalado, siete en total, han tenido como premisa la protección de la ciudadanía, y que se estará monitoreando permanentemente la situación. Además, que se ubicará “un radar de alta tecnología para detectar cualquier movimiento sobre la montaña”.

Finalmente, el Presidente le solicitó a su equipo de ministros identificar medidas de carácter económico adicionales que serán anunciadas la próxima semana, para atender los sectores que se han visto más afectados por esta situación.

A la reunión PMU asistieron los gobernadores del Meta, Marcela Amaya, y de Cundinamarca, Jorge Emilio Rey; el Viceministro de Infraestructura del Ministerio de Transporte, Manuel Felipe Gutiérrez; el Subdirector de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD), Guillermo Escobar, y los alcaldes de Villavicencio, Wilmar Barbosa, y de Guayabetal, Javier Castro, entre otros.

About the author