Publicado en El Colombiano.

El reclamo de los empresarios afiliados a la Federación Colombiana de Transportadores de Carga por Carretera (Colfecar) es contundente: “No podemos seguir siendo banco de pagos de los generadores de carga que extienden el cumplimiento de sus obligaciones más allá de 60 y 90 días a cero interés”.

Y es que según la presidente de la junta directiva del gremio, Nidia Hernández, hay prácticas recurrentes para demorar los pagos. “Acuden a diferentes argucias como la generación tardía de facturas y la fijación de condiciones para recibirlas y tramitarlas”.

En ese contexto, la dirigente planteó la creación de un indicador que mida cuánto tiempo pasa desde la fecha de prestación de servicio hasta la fecha real de pago, para calcular el costo financiero, en un sector como el transporte, que es intensivo en capital de trabajo para asegurar los flujos de caja.

“Lo irónico es que los clientes nos solicitan en los procesos de licitación, certificados de solvencia, cuando los que están en deuda son ellos” agregó Hernández.

Adicionalmente, cuestionó las subastas electrónicas a las que están acudiendo los generadores de carga para reducir sus costos de transporte ya que esto ha dado lugar a la reducción de los ingresos de los transportadores que se ven más afectados con sus costos operativos (Ver cara a cara).

La respuesta

Desde la dirección del gremio de los generadores de carga (Defencarga), Clarita María García Rúa, reconoce que efectivamente los tiempos de pago han tenido un aumento de 45 a 90 días aproximadamente.

No obstante, explicó que “es necesario señalar que esto no se presenta en todos los casos, hablo de un promedio en el sector. Tenemos empresas afiliadas, cuyo plazo máximo de pago es de ocho días; que pueden manejar el 50 % del total de carga en el país”.

Adicionalmente, García expresó que ante esta situación y otras que han sido detectadas en las relaciones entre actores de la cadena de abastecimiento, se está elaborando un Manual de Buenas Prácticas de Contratación, en el que se le recomienda a las partes que hablen sobre el tema y que fijen plazos, formas y fechas claras para los pagos, y que esto quede establecido en los términos del contrato de transporte.

“Es clave el momento de la contratación y que se tengan en cuenta los costos que puede generar un aumento en el plazo de pago es decir los costos financieros”, añadió la directora de Defencarga, quien insistió en que tanto el empresario de transporte como el generador de carga, debe estar preparado y saber contratar.

Las partes deben acordar tiempos de pago oportunos, teniendo en cuenta principios de equidad y relaciones colaborativas. “No creería que haya que crear indicadores sectoriales de pago; lo que sí es importante es que el plazo de pago (su forma y demás), sean tenidos en cuenta al momento de suscribir el contrato de transporte”.

Para tratar de resolver estas dificultades se están estudiando modelos aplicados en otros países como el de Pago Oportuno en Chile, así como opciones para el pago a pequeñas y medianas empresas.

Demoras hasta 90 días en el pago para los transportadores de carga está produciendo un encontrón con los generadores del sector. Las partes entienden que se necesitan soluciones.

Contexto de la Noticia

Cara a cara

Aumentan las condiciones

Nidia Hernández
Presidente de la junta directiva de Colfecar.

“Los generadores de carga no pueden exigir condiciones adicionales a las establecidas en el código de comercio e imponer a la empresa de transporte obligaciones desfasadas a la regulación para los contratos. Nuestra actividad es compleja y por eso lo que esperamos del Estado es: menos regulaciones, menos persecución y menos sanciones. Necesitamos más apoyo, recursos, incentivos, para lograr eficiencia, competitividad y sostenibilidad”.

Hacer más fácil el camino

Clarita María García Rúa
Directora de Defencarga

“Desde el gremio buscamos aportar a la sostenibilidad del sector y la competitividad a través de la divulgación e identificación de las buenas prácticas en materia de contratación que existen entre nuestros afiliados. Tenemos una completa matriz legal para el servicio para ellos. Reconocemos que la empresa de transporte más que un proveedor es un aliado en el proceso de distribución física de mercancías y aconsejamos contratar con empresas formales”.

About the author