Foto: Invías

A pesar del fuerte invierno que azota al país el Instituto Nacional de Vías Invías, informó que viene garantizando la transitabilidad en la vía Medellín – Bogotá, afectada en los últimos días por deslizamientos en el tramo Santuario-Caño Alegre, específicamente entre los kilómetros 50 y 80.

El mencionado tramo que tenía a cargo la concesionaria DEVIMED, fue recibido para su administración por parte del INVIAS desde el pasado 01 de septiembre. Desde esta fecha el Instituto viene atendiendo los eventos de fuerza mayor presentados en el corredor afectado por las fuertes lluvias, ocasionando deslizamientos de lodo y roca de gran magnitud.

Así lo indicó el Director General de la Entidad, Juan Esteban Gil Chavarría, quien además señaló que, ha dispuesto las 24 horas, maquinaria, equipos, personal operativo y especializado, en coordinación con la Policía de Carreteras, en procura de atender cualquier eventualidad que se llagase a presentar, para garantizar la transitabilidad de vehículos y pasajeros de manera segura y con la menor afectación posible para la movilidad.

Finalmente, el Director del INVIAS reiteró su compromiso con los usuarios de este importante corredor y con las comunidades de las zonas de influencia para mantener habilitada la vía, en todo caso, sin poner en riesgo alguno la integridad de los operarios, obreros y usuarios de la vía.

Así mismo, señaló que se vine trabajando en otros 16 frentes de 10 regiones dónde se ha presentado taponamiento de las vías por deslizamientos de tierra y caída de piedra y lodo.

Cabe recordar que los usuarios de la vía pueden consultar y hacer sus aportes en la línea #767 o en los otros medios de contacto a través de redes sociales como Twitter, ingresando a la cuenta @numeral767; Facebook, por medio de la Fan Page Numeral767 y también por el correo electrónico numeral 767@invias.gov.co.

About the author