Publicado en El Espectador. Por Diego Ojea: *Enviado a Congreso Internacional del Transporte de Carga y su logística, en su versión número 43, adelantado en la ciudad de Cartagena.

En el marco de la versión número 43 del Congreso Internacional del Transporte de Carga y su Logística, organizado por Colfecar, el presidente de esta agremiación, Juan Carlos Rodríguez Muñoz, brindó un panorama de las diferentes problemáticas que actualmente enfrenta el sector que representa. Chatarrización, peajes y precios del combustible hacen parte de estas.

Un dato que llamó bastante la atención es el que tiene que ver con restricciones viales, un elemento que imposibilita, por ciertos tramos y determinado tiempo, la correcta circulación de los camiones de carga en el país, elementos claves para el comercio y por ende para la economía nacional.

Se estima que el tiempo que alcanzan a sumar estas restricciones al año se aproxima a los tres meses, dato que para Muñoz resulta preocupante al concluir que esto impide que Colombia, económicamente, sea un país competitivo en la región.

“¿Qué país aguanta para ser competitivo con esto? Estamos hablando de casi tres meses que no permiten la movilización de un camión por las vías colombianas, camiones que son los que  mueven el comercio. Así no podemos ser competitivos”, dijo el directivo de Colfecar al agregar que en promedio se presentaron 21,5 cierres totales y 89,3 pasos restringidos diarios, cifras en los que departamentos generadores de carga, como Cundinamarca, pesan un 28%.

Muñoz aprovechó su intervención para decir que el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, días atrás le había comunicado el inicio de las obras sobre la Calle 13, probablemente en diciembre, temporada clave para el comercio, con cierres de seis a ocho de la mañana. Esa situación significaría un duro golpe para la industria teniendo en cuenta los más de $110.000 millones que representó la restricción entre Medellín y la Costa Caribe.

Pero la anterior no es la única preocupación que afana a Colfecar, Muñoz adelantó parte de los puntos que ha trabajado con el gobierno y que espera presentar al presidente, Iván Duque, en medio de su visita al congreso.

Los costos de operación son un factor importante dentro de la agenda que espera adelantar Colfecar en el futuro próximo. Los precios de la gasolina pesan en el bolsillo de las empresas presentes en esta industria, carga que buscan aliviar haciendo una revisión a la fórmula.

El tema de los peajes es otro asunto en el que esta agremiación busca hacer adelantos, ya que este es un rubro que pesa el 11% en sus gastos. Al respecto el directivo afirmó que el cobro que se le hace a los transportadores en Colombia supera el promedio de los países que integran la OCDE, lo que se traduce en la necesidad de anticiparse a un ajuste en la contratación de las concesiones viales para que esto no siga golpeando su economía.

Sumado a lo anterior, Muñoz pidió que exista una proporcionalidad entre lo que se paga y se recibe, es decir, el estado de las vías.

“Recordemos que el peaje es una tasa y esta, dentro de la teoría tributaria, es un tributo que se paga en proporción al uso que se hace de la infraestructura, pues, a mala infraestructura menor valor, a mejor infraestructura mayor valor, esa es la ecuación, y en esto creemos que es importante hablar de mejores vías”, dijo Muñoz al poner como ejemplo la falta de lugares de descanso para los conductores, factor que para él se traduce en mayores riesgos de accidentalidad.

El presidente de Colfecar también pidió que no se cobren en los peajes las vías que no se han construido, ya que este “absurdo” termina por sobrecostear la operación del transporte terrestre en el país.

Al referirse a la chatarrización pidió que se hagan claras la cifras de los recursos dispuestos para ese fin que comenzaron a recaudarse desde el año 2005. Según lo dicho por este directivo hay una incertidumbre frente a ese capital ya que unas fuentes dicen que hay $1,1 billones mientras otras aseguran que hay $1,4 billones, es decir $300.000 millones de diferencia que necesitan clarificar para saber cuántos de estos recursos han sido apropiados.

Lo anterior es importante ya que la apropiación de la totalidad de los recursos marca el fin del programa. Sin embargo, Colfecar asegura que es imposible ocupar el 100% del capital ya que las cifras demuestran que hay un sobrante del 43%, es decir, solo se han requerido de $471.000 millones.

Pero no todo son críticas, Colfecar también aprovechó para celebrar el registro de un incremento de 69 millones de toneladas de carga movilizada en el país, con una facturación que supera los $7 billones, elemento que calificó como un buen síntoma para la economía nacional, ya que ven al transporte terrestre como el termómetro que mide este comportamiento.

About the author